El IronMan como una forma de entender la vida

domingo, octubre 09, 2005

Ibiza

Hay unos cuantos del club en Ibiza (y creo que otros tantos en Barcelona). Intento seguir la prueba vía web, pero la página es una porquería que no da nada de información. Les deseo a todos (sean o no del club, pero un poco más a las ranas) toda la suerte del mundo.

Ayer salí con la bici de montaña un par de horas. No tenía las piernas cansadas del día anterior y fui a buen ritmo, sin arriesgar en las bajadas y sin buscar demasiados toboganes para no sufrir.

Por la tarde celebramos el cumple de Álvaro. El peque estaba entre sorprendido, flipado y acojonado por el follón (y es que 4 primos dan mucho de sí). Los 60 globos que inflé el día anterior apenas duraron 10 minutos cuando los niños descubrieron lo divertido que era verlos explotar. Total, que me puse hasta las trancas de comer porquerías y de coca-cola. Desde luego lo mejor fue la trata de chocolate de Lorena: la hace exactamente igual que los tigretones que comíamos cuando teníamos 10 años. Imagináos un tigretón o un bony del tamaño de una tarta... Indescriptible.

Hoy Álvaro volvió a vomitar el desayuno y salí más tarde de lo previsto con la bici de carretera. Para reponer fuerzas, trinqué otro pedazo de tarta (aunque no continué con los sandwiches de nocilla) y me bebí un redbull.

Notaba las patas un poco duras y cansadas, pero a las 11:00 estaba pedaleando. Gracias a Dios, me crucé con Sony, Álvaro y con otro que se apunta al club (creo que se llama César). Ellos llevaban desde las 9, pero dimos un par de vueltas a la Casa de Campo juntos. Yo me retiré a las 13:00. Tendría que haber rodado 30 minutos más pero, en mi defensa diré que no sentía las piernas y que había un fantástico arroz negro esperando en casa.

Noto mucho el cansancio, sobre todo me preocupa un poco la inserción del cuádricep de la pierna izquierda con la rodilla que me anda molestando. Imagino que es del tute que me estoy metiendo.

Gracias Pablo por tu comentario de ayer. Hay mucha gente que se siente parte de esa gran Nación y cada vez somos más... Lástima que seamos los grandes olvidados en muchos casos. Espero comprarme un taco de pegatinas de esas de TRI en Lanzarote y guardarlas para pegarlas en cada coche que me compre hasta el día que palme. Por cierto, en un salvapantallas que me bajé de internet había una matrícula de un tío que ponía ISWBKRUN o algo por el estilo (no recuerdo las letras exactas). Eso es vivirlo de verdad.

He tenido que salir de la habitación y dormir de nuevo a Álvaro, que había perdido el sueño de la siesta. Es adorable, cogerlo en brazos y ver cómo se duerme con su cabecita sobre mi hombro.

Bueno, mañana más. Creo que me toca una buena paliza de piscina... Veremos.

Besos & Quesos,
Dani

1 Comments:

Anonymous Portsea said...

Días aciagos??? no te preocupes. Tendrás muchos. Y días en los que no podrás entrenar; y días en los que las ganas desaparezcan. Días que no duermas, no comas bien, enfermes... preparate para un duro invierno.

Lo importante es tener claro el objetivo y el espíritu preparado y expectante. Y tener la fe y la fuerza necesaria para que, cuando los malos momentos lleguen, saber enfrentarse a ellos... luego la prueba, la competición, es eso mismo: un paradigma de la vida. Si sabes vivir y enfrentarte a los malos momentos, y a vivir intensamente los buenos también, eres ya casi un finisher.

Un abrazo,

p

3:33 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home