El IronMan como una forma de entender la vida

miércoles, septiembre 28, 2005

Cardiólogo

Bendito miércoles que me trae el descanso.

Hoy ha tocado 20 min. de carrera, ejercicios genéricos de fortalecimiento y 10 minutos de carrera para soltar (además de los estiramientos). Se acabó hasta el viernes. Por fin.

Puede parecer una queja, pero estoy cansado. Eso no quiere decir que no tenga ganas de entrenar o de seguir... Simplemente me hace falta el descanso de 48 horas bien merecido. Para rematar, nos hemos ido a cenar a un Gino's una pizza y una botella de Lambrusco rosado (estoy con un puntillo muy tontorrón).

Tengo sueño, sueño, sueño... Paso hambre, hambre, hambre...

A las 16:30 tuve cita con el cardiólogo. El asunto pintaba bien por que llevaba un Polar. "Este seguro que corre y me va a entender". Le conté mi vida deportiva, mis diagnósticos previos, mis objetivos para este año... y se echó las manos a la cabeza. Me contó que él había corrido 2 maratones y eso era ya de por sí una locura. Como para encima meterle 4 kilómetros de natación y 180 de bici. En condiciones normales, no me lo recomendaba. Con mi corazón, lo desaconsejaba.

Me auscultó y no encontró nada. Me hizo un electro y no encontró nada. Me hizo una ecografía y llamó a un colega para ver qué hacían conmigo. Su colega dijo "Este está como una rosa, que haga lo que le dé la gana". Mi válvula tricúspide sigue siendo bicúspide, aunque el flujo de sangre es normal. Todo fluye con tranquilidad, sin problemas de ningún tipo y mi corazón es un músculo entrenado y sano.

Me dijo que no debería emular a Induráin y que puedo hacer todo el deporte que me de la gana, aunque no ve claro lo del Ironman. Pero no lo ve claro para nadie, no sólo para mí. Me ha dicho que mi corazón actual no tiene ningún problema y puedo tirar para adelante.

Ahora bien, hay dos 'peros'. El primero es que con el tiempo, si la situación empeora y mi válvula se va cerrando o dañando alguna de las paredes de la aorta, deberían operar (no siempre ocurre, aunque a partir de los 40 años se puede producir un proceso degenerativo). Yo, de momento, estoy muuuuy tranquilo. El segundo 'pero' es que para controlar que no tenga arritmias, me van a hacer un Holter dinámico, que consiste en ir 24 horas con una especie de pulsómetro que recoje toda la actividad de mi corazón (incluso durante la carrera). De esa forma el cardiólogo se queda más tranquilo y yo también. El asunto este es el jueves de la semana que viene, ya os contaré.

Mañana tengo cena de empresa en Samarcanda, en la estación de Atocha (mejor área de negocio del año pasado en mi empresa). Un sitio pijo, a corde con el nivel de los que vamos invitados :o)

El viernes tengo piscina. Álvaro también (ya va a la guardería y no protesta comiendo).

Besos & Quesos,
Dani

1 Comments:

Anonymous Ishtar said...

No me extraña que pases hambre, Dani... ¿tortas de arroz??, ¿barritas integrales???... ¿pero eso qué es??. Esas cosas pa los pájaros, Dani ;-).

Anda, come algo sano, que para ser un Ironman tendrás que comer mucho mucho ;-).

¡Ánimo y besos!

6:33 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home