El IronMan como una forma de entender la vida

martes, octubre 11, 2005

Día aciago

Ayer fue un mal día. No tuve ganas ni de escribir, qué le vamos a hacer.

Me molestaba bastante la pierna izquierda (sobrecarga, me imagino porque ya estoy mejor), el trabajo fue un infierno y el pobre Álvaro está con mocos, flemas y tos y no puede dormir... Por lo tanto tampoco duermen los padres.

Pensaba nadar por la mañana, pero no pude ir en todo el día al gim. Hoy el día pinta parecido, pero no sé cómo terminará. Espero sacar una hora a medio día y otra por la tarde, así recupero y me pongo de nuevo las pilas.

He leído los comentarios de los de Ibiza y los de Barcelona. Me da una envidia (sana) enorme. Tengo muchas ganas de que llegue la temporada, hacer Lanzarote y tratar de hacer algún otro olímpico en julio y septiembre. Veremos cómo van las cosas.

Mañana es fiesta y, aunque llueve, trataré de ir otra vez a la piscina y a rodar un ratito. Además, tengo que cambiar las cubiertas de la bici, poner las nuevas con un poco de dibujo, y lavarla y quitarle toda la mierda que tiene, que no es poca.

Pues eso, que he pasado página del día de ayer y encaro el resto de la semana con otros ánimos. Imagino que en el largo camino hacia un IM habrá muchos días malos. Lo realmente importante es que el día de la prueba sea genial y me divierta, que de eso se trata.

No sé si escribiré esta noche o mañana. Lo bueno de escribir a estas horas de media mañana es que no tengo demasiado sueño.

1 Comments:

Anonymous Portsea said...

Días aciagos??? no te preocupes. Tendrás muchos. Y días en los que no podrás entrenar; y días en los que las ganas desaparezcan. Días que no duermas, no comas bien, enfermes... preparate para un duro invierno.

Lo importante es tener claro el objetivo y el espíritu preparado y expectante. Y tener la fe y la fuerza necesaria para que, cuando los malos momentos lleguen, saber enfrentarse a ellos... luego la prueba, la competición, es eso mismo: un paradigma de la vida. Si sabes vivir y enfrentarte a los malos momentos, y a vivir intensamente los buenos también, eres ya casi un finisher.

Un abrazo,

p

3:35 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home