El IronMan como una forma de entender la vida

martes, mayo 02, 2006

Repasando

Han sido estos últimos días bastante durillos. No sólo en el entramiento sino, sobre todo, en el curro. Tanto como para no tener ganas de escribir, que es algo que me relaja y me carga las pilas.

Resumiendo lo más destacado de estos días: 1h30min de carrera a buen ritmo y pidiéndome más guerra el cuerpo, 130 largos otro día con buenas sensaciones o los 85 km de hoy en bici, bastante rato acoplado y dando caña, para ir tomando nota de lo que me espera en Lisboa. Entre medias he tenido salidas de bici, tiradas más cortas corriendo, algún que otro largo de piscina más...

Hace días que no leo blogs, no entro en la página del club ni respondo correos. Entro en una dinámica que no me gusta nada, en parte por la cantidad de trabajo que tengo, en parte porque se acercan los exámenes. Me explico.

Siempre me ha gustado aprender. Me fascina descubrir cosas nuevas, entender los porqués de las cosas (quizá por eso tiré hacia sociología). Pero me revienta estudiar. Me revienta que algo que me interesa se convierta en una obligación. Y mucho más me fastidian los exámenes. Acabé el cole, acabé la carrera y acabé el Master en Dirección de Empresas. Pude hacerlo de forma más brillante, pero no me daba la gana, simple y llanamente. Noto que me pasa lo mismo con el tri (y lucho contra esa sensación). Disfruto practicando las 3 disciplinas (aprender), pero no me gusta demasiado entrenar (estudiar) y creo que me va a fastidiar la competición (el examen). Me noto muy tenso, con menos sentido del humor. Duermo peor... Espero que sean los nervios y las dudas del primerizo. Yo mismo me digo que este año no tengo nada que perder y mucho que aprender y que ganar. Pero algo me dice que eso no es suficiente. Que no basta con hacerlo o intentarlo, sino que hay que hacerlo bien. Y sé que en estas primeras ocasiones no voy a hacerlo bien.

Hoy rodé parte de la vuelta en bici con Emilio Comunero. Gran máquina y gran tipo. Me comentó la experiencia de la carrera en Argelia, los maratones corridos y los pendientes, las horas de entrenamiento... Y yo le dije que lo mejor que he hecho en mi vida es tener un hijo. Cuando Álvaro me mira por las mañanas me cuesta salir de casa. Que no cambio 10km más de bici por un 'papá' balbucenate o por un beso del peque. Y no consigo hacer nada bien: ni entreno lo que debería ni paso el tiempo con él. Jodida situación que espero que pase con los años.

Más cosas. Hoy casi me da un pajarón en el km 65. Pensé en llamar al post de hoy 'Grandes Almacenes', porque de los 68,7 kilos que peso, hay bastante de materia grasa (engaño con el 1,80 de alto: estoy delgado, pero escaso de músculo). Soy capaz de salir a correr a medio día sin cenar el día anterior, sin haber desayunado y sin haber comido. Carlos flipaba la semana pasada, cuando corríamos en esas circunstancias a las 14:00h y él tenía un agujero esperando la comida. Total, que tiro bastante bien de reservas, pero creo que hoy me he pasado un pelín. En Lisboa tendré una power bar y un gel a mano en la bici y otro gel para la carrera.

Pierdo la capacidad de escribir, de expresarme. Pero no dejo de soñar.

7 Comments:

Blogger Talín said...

Tranqui que solo son los nervios, y además no hace mal tampoco un par de días (no muchos más) de esos, y verás después con que ganas vuelves.

7:15 p. m.

 
Blogger levitas said...

Amigo, abuso de tu hospitalidad blogera, no globera, para comentarte que igual cuando cumpla Alvaro 18, igual si pero te quedan un montón de años, donde no se cambia por nada. Y no se si estarán contigo en la meta de Roth, pero ese día si que lo preferirás a el antes que al Ironman; y será gracias al Ironman que podrás saberlo. Yo no soy finisher, pero por ahí ley de alguien, que una buena razón, para ser finisher(en mi caso duatleta triatleta), era que te convertias en un héroe para tus hijos.

7:54 p. m.

 
Blogger Bulderban said...

Lo importante en esta vida que dura 2 días, en el mejor de los casos, es ser feliz y hacer felices a los que queremos...libre interpretación para cada uno, yo tengo la mía

9:18 p. m.

 
Anonymous nieve polvos said...

Probando grrgrgrgr probando me se oyegrgrgrg me se lee

9:35 p. m.

 
Blogger Dani_ironman said...

No me digáis esas cosas que se me saltan las lágrimas (literal).

Mi relación con mi padre es una puta mmierda (desgraciadamente hace unos años que no nos hablamos) y una de las pocas cosas que quiero en la vida es ser un ejemplo para mi hijo y que pueda estar medianamente orgulloso de su padre.

No se si ser IronMan me acercará a ese objetivo, pero espero que el peque sepa, con los años, que su padre hizo un montón de cosas pensando en él.

Hay días que las pedaladas las da Álvaro, aunque sean mis piernas las que duelan.

9:38 p. m.

 
Anonymous nieve polvos said...

Me parece que fuiste tu quien escribió un magnífico y primaveral día que un tipo dijo o escribió a su vez que la felicidad no era el objetivo en si bisbo queridos herbanos sino que era el camino hacia ella lo que nos ponía cachondos u no? pues eso tío dale a la bola y durante el camino si tu nene te pregunta si realmente eres papá ( es broma )disfruta u si te pone tenso hacer 90 caemes( KM) pues nada no se hacen, se disfruten porque de no ser ansí digamelon usted, quesesto. Disfrutemos con una carrerita de pachanga y con otra de serius, disfrutemos con un chapuzón de relax y con otro de tres mil metros, nada de meterse presión, vinimos al deporte a hacer deporte y no a competir y en ese camino nos lo pasamos estupendamente, así pues hombres y mujeres de hierro sean felices, fuerza y honor que diría el Gladiator y ese sí que era de hierro.

9:45 p. m.

 
Blogger Dani_ironman said...

Creo que 'nieve polvos' es el mariposón de Carlitos Acedo. Aclaración: lo de 'polvos' seguro que no es por lo que 'empuja'...

Déjate en paz de tonterías con los esquises y cómprate una bici de ruedas finas, que con tu edad seguro que triunfas entre los vejetes.

9:47 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home