El IronMan como una forma de entender la vida

domingo, mayo 07, 2006

Fuerza y honor

La semana acabó mal: la gastroenteritis me tuvo jorobado demasiado tiempo (el justo hasta que apliqué la medicina cura-todos-los-males: macarrones + tomate + chorizo + horno) y ayer sábado tenía una flojedad que me impedía levantarme del asiento. De verdad que he estado un poco preocupado porque no remontaba. Además, el curro me ha tenido esclavizado.

Hoy he salido con la bici, otras casi 4 horas. He salido con el gran Carlos Acedo y ha sido una jornada para cargar pilas y moral. Carlos ha sufrido un pajarón a 30 km del final, pero teniendo en cuenta que iba con la mountain, se ha portado como un jabato.

Ha sido un día para charlar, reirnos, mover las piernas y aprender a relativizar casi todo. Hemos hablado de deporte en general, del doping, de que se tiene que comprar una burra de carretera, de cómo deber cambiar uno en la guerra... De mil cosas. Cómo no, hemos vuelto a tocar el tema del tornillo que nos falta a los que afrontamos la larga distancia, de las motivaciones, capacidad de pasarlo bien sufriendo, de los objetivos de cada uno, etc., etc. Le he comentado que la humanidad lleva un 0,002% de su historia con electricidad y comodidades y que, el resto del tiempo, nos hemos dedicado a realizar con esfuerzo todas las actividades cotidianas. Que nuestros antepasados luchaban en batallas durante días con una espada y un currusco de pan. Que éramos nómadas. Que podemos exigir al cuerpo mucho más, porque ahora mismo lo estamos infrautilizando. Que somos un Ferrari que va en 2ª en un atasco, en vez de meterlo en un circuito de competición. En fin, que es cuestión de entrenar (bastante) y creer que eres capaz de realizar esfuerzos no comunes hoy día, pero casi cotidianos hace unos pocos miles de años.

En relación al tema del doping, del esfuerzo personal, de la limpieza y de los cojones que hay que echarle a la vida, nos ha venido a la cabeza la fase de 'Gladiator': "FUERZA Y HONOR". Yo también me acordaba de la otra frase de la peli "A mi señal, ira y fuego" (que es lo que pienso hacer en cada metro de Lisboa el domingo que viene). Poco más hace falta para afrontar retos.

Por cierto, una de las cosas más destacadas del día ha sido cruzarnos con un tipo EN PELOTAS por el carril bici de Colmenar. De lejos se veía a un fulano pecho lobo a las 9:30 de la mañana (con la rasca que hacía). Al ir acercándose, yo pensaba "joder, un culotte color beige, qué cosa más hortera". Pero lo cojonudo ha sido verle con las zapatillas, el casco y el ciruelo colgando, dando pedales, pasando a nuestro lado como si nada. Nos hemos descojonado durante un buen rato, pero desde aquí le mando mi respeto, admiración y saludos al nudista-deportista.

Poco más que contar. Recuerdos para Sylvia & Pablo con los que cenamos anoche y con los que da gusto charlar. A Nacho, del curro, una máquina que debería plantearse ganar dinero con el duatlón (1:19 en la media de Madrid sin entrenar, cuando lo suyo de verdad es la bici: una puta máquina) y que me mandó un mail precioso el viernes, dando ánimos y que no pude contestar por estar hasta arriba de trabajo. Y, de verdad, mil gracias a Carlitos Acedo, sin el que las salidas de la bici serían un coñazo y que esta tarde me mandó el siguiente SMS: "Animo Dan, el medio Iron lo tienes en el talego. Fuerza y honor". Mensajes como esos te ayudan a seguir soñanado. Gracias de verdad.

Ahora voy a ver qué tal los colegas del Aguaverde y mis hermanos de blog en Elche.

Fuerza y honor.

3 Comments:

Blogger Talín said...

Días como esos son los que se entrena “la cabeza”, esa que al final es quien te va ha ayudar a cruzar la meta. Un IronAbrazo

8:25 a. m.

 
Anonymous nieve polvos said...

También para mí ha sido magnífico salir a galopar con un miembro de los SEAL, je, je...pese a mi pajarón, pero ya se sabe que como estamos en primavera...pajarón. Muy magnífico el gel isostar, se han ganado el sueldo, muy poco gratificante el viento. La próxima después de Lisboa, con Morcuera incluido, ah y en pelotas, jaaaa

12:53 p. m.

 
Blogger levitas said...

Es bueno relajarse, y entrenando es de lo mejor. Escojonarse de risa fortalece los abdominales, pero sobre todo fortalece el alma. Y al del ciruelo , creo que le da lo mismo. Trisaludos.

5:16 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home