El IronMan como una forma de entender la vida

viernes, febrero 02, 2007

Rodrigo de Triana

Rodrigo de Triana fue el marinero que primero avistó tierra en el viaje de Colón hacia el Oeste (eso de decir que Colón iba hacia "América" es una temeridad). Imagino que el grito, después de una travesía como la que tuvieron, debió ser descomunal, potente, audible incluso por el más escondido en la bodega de La Pinta. La mezcla de felicidad, ansiedad y miedo que tendría el tal Rodrigo el día que anunció la presencia de tierra firme no es difícil de imaginar.

Ayer yo no grité TIEEEEERRAAAAAA, sino AAAAAAGUAAAAAAA. El grito era interior, que es cuando realmente las palabras suenan potentes, llenas de toda su fuerza. Que es cuando uno se llena de emoción o espanto. Cuando uno ve que ha vuelto a donde pertenece.

Después de muchas semanas (¿meses?) de sólo recibir el líquido elemento por la boca o en vertical por las mañanas y después de entrenar, por fin me tiré a la piscina. Fueron sólo 1000 metros, pero a mi me parecieron el Atlántico en su conjunto. Las junturas, cada una de las bisagras del tronco, crujían dolidas y felices. Hoy tengo resentidos los hombros. Normal. Pero me siento terriblemente contento.

La piscina del Polideportivo de Alcobendas no es como me la habían pintado. El agua lucía cristalina, con esa temperatura que no te hiela la sangre, ni te adormece con cantos de sirena. La calle central para mi solito, escoltado a cada lado por señoras que nacieron cuando todavía caían pepinos metálicos sobre algunos barrios de Madird.

Fue un auténtico placer nadar cadencioso esos 40 largos.

Por la tarde me tocaban 50 minutos de carrera a ritmo suave. Los primeros 20 fui acompañado de Pablo, marido de una forofa de algunos blogs calaveras (¿te suena Estaban?). Acostumbrado como está al pádel, su ritmo fue fuerte, pero se dió la vuelta pasados esos 20 iniciales minutos. A mi me quedaba todavía esa parte que es la que realmente educa al corazón y templa el alma. Acabé cansado, que es como uno debe acabar después de entrenar. Pero feliz de haber cumplido el objetivo del día.

En unas horas saldré con la bici. El día es gris, pero el futuro siempre es soleado.

4 Comments:

Blogger keLermAn said...

te tomo la palabra!
Salut company!


keL

2:41 a. m.

 
Blogger Bulderban said...

blog calavera ??? je,je,je vaya definición....pues veras cuando te cuente lo que voy a hacer en un mes...

9:38 p. m.

 
Blogger Blog de Antonio Gamero said...

Hola Dani,

el agua del Wörthersee es potable y buena, te podrás refrescar echando un traguito.
Te he mandado algunas fotos del lago a tu dirección de yahoo.

Muchos saludos.

11:01 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Bulderban, ¿nos puedes adelantar algo? o nos va a hacer esperar TODO un mes!!

madre mia, yo que no he pasado de una BH con cestita rosa lo que sé ahora de ciclismo, Ironman.. Aunque he de reconocer que es bastantae más interesante que el futbol

Besos a los dos
Sylvia

9:41 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home