El IronMan como una forma de entender la vida

martes, septiembre 13, 2005

Sigue siendo hoy


Es decir, que todavía es martes y ya es por la noche.

Acabo de trastear con el blog y he visto que puedo subir fotos de forma más o menos sencilla. Aquí estoy, para que las mujeres disfruten de la visión de un tío como Dios manda :o) La foto es de este verano en Canadá. Ya habíamos pasado por un outlet de Nike en los USA, tal y como se ve por la camiseta (a 9 dólares... me compré 3 distintas). Además le he creado un filtro al blog para que no me manden spam y he permitido que cualquier ser humano me escriba mensajes aunque no esté registrado. A mí la informática me parece un horror (y trabajo en Sun Microsystems -entrad en la web www.sun.es y sabréis de qué va la cosa, para los que no sepan qué empresa es-) y estoy seguro de que iré aprendiendo a mejorar el blog semana a semana. De todas formas, lo que importa es la chicha escrita. Por cierto, gracias a los que me leéis todos los días (y mucho más a los que me tienen en favoritos).

Hoy tocó prueba de esfuerzo a las 17:00. No se me ocurre nada más que a mi meterme en el chinarro -otra vez- a las 14:30. Me dijeron que no comiera nada un par de horas antes. Tendrían que haber especificado que eso es para cocidos, alubias, chuletones y comidas ligeras por el estilo... que en el caso de los chinos el período tendría que ser mayor.

La doctora fue muy amable. Se quedó a cuadros cuando le dije lo de mi válvula bicúspide en vez de tricúspide en el corazón, mis pies cavos, la hernia en la espalda, la fascitis plantar persistente, el par de úlceras de estómago a los 18 años... Y que encima me estaba preparando para un Ironman. Me ha mandado al cardiólogo de cabeza porque, aunque estoy como una rosa, parece ser que eso de IM es deporte de alta competición y no sabe si debería hacerlo. No sé si el ajedrez o el billar son alternativas a un IM.

El latido del corazón y el electro en reposo eran completamente normales. La prueba de esfuerzo fue bastante bien, con resultados médicos normales, aunque con margen de mejora en el ámbito deportivo (eso ya lo sabía). He llegado a 187 pulsaciones a 14,5 km/h en la cinta. Se supone que dentro de unos meses esos latidos se corresponderán a una mayor velocidad. Además, me han dicho que me cuesta recuperar: nada nuevo, ya lo sé yo cuando subo un puerto y se me sale el corazón por la boca.

Por lo demás, 67 pulsaciones en reposo, lejos de mis 55 de hace un par de años, aunque mi estado de relajación no era tal -tengo la cabeza a punto de explotar por la venta de mi piso- , 69,100 kilos de peso (¡mierda! estoy subiendo) y 179,5 cm de alto. Exploración general normal, sin mayores problemas. Pablo, por si me lees, me dan el informe el viernes y el sábado te lo llevo a Talavera. En cuanto vaya al cardiólogo y, además, me haga una analítica de sangre, también te lo llevaré (por si quieres echarle un ojo, aunque eso será en unas semanas).

Poco más... Pensaba ir a trotar, pero un posible comprador del piso me ha citado a las 21:00 y lo primero es lo primero (con la pasta podré financiar mis viajes triatléticos, entre otras cosas). No os imagináis las ganas que tengo de soltar el piso y relajarme.

Me voy a la cama a soñar con los angelitos y a tranquilizarme un rato, que falta me hace.

Sed buenos y buenas.
Dani
PD.: han grabado a mi peque en la guardería y va a salir por la tele. Ya os diré cuando podéis ver material de primera categoría en la caja tonta.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me encanta tu blog. Me tiene hiper enganchado. Por favor, no dejes de escribir cada día.

11:23 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home